cabezal
BOTONERA
Imprimirimprimir enviar enviar correo

Casa Repesca

Municipio de Castillos

:: Sección
Información
Noticias
Opinión
Editorial
Deporte
Portada | Todos los títulos
Portada Papel
Separatas en PDF

Frigorífico Copayan | Rocha, Uruguay

Ingresa a la Web del Diputado por Rocha José Carlos Cardoso


:: Servicios
Contacto
Titulares por e-mail
Staff
Nuestra Historia
ARDA Asociación Rochense de Artesanos. Artesanías en diversos rubros

 

 

Rocha, Lunes 13 de marzo de 2017

Primera nota: crónica de los fracasos
¿Cómo suscribir un acuerdo comercial y no sucumbir en el intento?

Por: Marcel Vaillant


Uruguay requiere suscribir nuevos acuerdos comerciales para mejorar su acceso al mercado internacional en productos asociados a sus ventajas comparativas que concentran hoy más del 80% de sus exportaciones de bienes. Estos productos están típicamente muy protegidos y lograr venderlos en condiciones no preferenciales (con aranceles nación más favorecida) es siempre menos ventajoso del punto de vista de los precios. Además, puede convertirse en una traba total cuando los países rivales competidores directos acceden amparados por acuerdos. Esta afirmación la hemos venido reiterando en esta columna de Portal 180.
Ahora bien el gobierno actual, tercera edición de los gobiernos del Frente Amplio, parecería que coincide con esta orientación. Una y otra vez manifestó que es esta la postura en materia de inserción internacional. Pero los hechos muestran que la situación que se repite y se repite es que se realizan anuncios, se impulsa una propuesta y la misma fracasa o en el peor de los casos se toma una decisión con la orientación mencionada y luego se revierte.
Voy a mencionar tres hechos que son los más resonados pero la lista, a lo largo de estos 12 años, es mucho más amplia. La secuencia de eventos es casi siempre la misma. Se identifica la necesidad del acuerdo, y primero que nada se hacen los anuncios políticos y se obtienen muchos titulares de prensa. Luego eventualmente se hacen algunos estudios, y al final se procesan consultas informales. Estas consultas se han procesado en dos frentes distintos el interno y el externo. El orden de las consultas ha cambiado en los distintos episodios pero el resultado siempre ha sido el mismo, el fracaso de la iniciativa. La consulta externa ha sido con los socios del MERCOSUR los que con distinto grado de amabilidad y ambigüedad siempre han dicho sustantivamente lo mismo, que no es posible. En el frente interno estos tres últimos gobiernos, caracterizados por las mayorías parlamentarias, procesaron las consultas dentro de la fuerza política o con las organizaciones sociales afines. Las iniciativas se muestran vigorosas en la etapa primera de los anuncios, pierden fuerza primero al interior del gobierno cuando se empiezan a analizar después que se anuncian, y ya llegan casi sin fuerza a la etapa de las consultas, en donde ya sea desde afuera o desde adentro las soplan y se caen.
El primero episodio se gesta a partir del año 2005 cuando Uruguay comenzó un proceso de acercamiento con Estados Unidos que continuó uno que el Gobierno del Doctor Jorge Batlle inició. En aquel proceso se anunció el interés de negociar un Tratado de Libre Comercio con este país. Pero la iniciativa fracasó. Un primer obstáculo básico fue que no se logró alinear a todo el gobierno en la misma dirección. En aquella ocasión el Presidente Tabaré Vázquez y su Canciller Reinaldo Gargano se contradijeron públicamente con la recordada anécdota de los trenes que iban y venían.
El segundo episodio tiene que ver con la participación de Uruguay del proceso de negociación del acuerdo plurilateral sobre liberalización de servicios (TISA). En aquella oportunidad sobre finales del gobierno de José Mujica se comenzó a participar de este proceso de negociación. Esta postura de negociar en estos sectores es consistente con la
especialización comercial del país basada en la exportación de servicios en una amplia gama de sectores (turísticos, transporte internacional y logísticos, junto con los servicios globales a las empresas). No obstante ello en un proceso internacional que recién se iniciaba, antes de asumir ningún compromiso de liberalización, en el año 2015 Uruguay se retiró de la mesa de negociación. El hecho ilustró un des alineamiento entre el gobierno y la fuerza política que lo conforma. Además, reveló que dentro de las agencias de gobierno existen prioridades diferentes. Mientras la Cancillería se resistió a retirarse del TISA, el Ministerio de Economía no le dio prioridad y prefirió concentrar sus esfuerzos en la Ley de Presupuesto, y no tuvo repararos en participar del intercambio político, al interior del Frente Amplio, que en los hechos se dio: TISA por Ley de Presupuesto.
El tercer episodio se está gestando en este último año a partir de la visita del actual Presidente Vázquez y varios de sus principales ministros a China en octubre del año 2016. Desde ese momento hasta ahora se han sucedido una serie de declaraciones y pronunciamientos dentro del gobierno anunciando un Acuerdo de Libre Comercio entre Uruguay y China (ALCUC). Todos los Ministros involucrados viajaron con el Presidente a China. Allí compartieron las entrevistas, escucharon en vivo sus declaraciones, sin embargo no parecen todos estar alineados de la misma forma en relación a la posibilidad y/o la conveniencia de suscribir tal acuerdo. Además, se ha producido una curiosa transposición de roles entre las agencias de gobierno. Mientras que desde la Cancillería es donde más claro se formula el argumento económico a favor de suscribir nuevos acuerdos y en particular con China (los motivos son los mencionados en el primer párrafo de esta nota), sin embargo se descuida el frente diplomático en la región, llegando a situaciones de mala praxis en la relación con Brasil. En cambio, desde el Ministerio de Economía se realizan las observaciones de carácter político y diplomático referidas a como procesar una autorización para Uruguay en el contexto de las restricciones que el país se autoimpuso en relación a negociar en común con terceros mercados desde el MERCOSUR. Esta frialdad del MEF en relación al ALCUC debilita un tándem de las dos agencias del gobierno actual que más han abogado en materia de inserción internacional en la dirección antes señalada. Por su parte, desde el Ministerio de Industrias se han escuchado duros reparos en relación a este acuerdo. Fue desde esta agencia que se filtró a la prensa un número tan impactante como inverosímil de la pérdida de 35000 puestos de trabajo asociado al ajuste productivo si tal acuerdo se firmara. En el MGAP la posición está más alineada con la suscripción de acuerdos con estos grandes mercados protegidos. Es justamente desde esta agencia de gobierno en donde desde la política pública se ha venido avanzando en materia de remoción de otros obstáculos no arancelarios al acceso, y que encuentra en los aranceles y las restricciones cuantitativas una traba insalvable a superar, de no mediar un acuerdo comercial preferencial.
Esta es la situación hoy, falta solo el soplido final para que esta iniciativa también se caiga. Quién lo desee, sea desde afuera o dentro del país, ya lo puede hacer. Mientras tanto siempre es posible volver a centrarse en la negociación Unión Europea- MERCOSUR, que siempre está abierta (no exagero ocurrió en los tres casos que menciono) y disponible para anunciar que a fin de año en ocasión de una reunión internacional ya programada se va a finalmente firmar este acuerdo comercial. La rutina termina con que se sigue negociando este acuerdo, y acumula puntos para no ser desplazado del podio de la negociación comercial más larga del mundo.
Los hechos revelan una falla de gobierno persistente al no lograr alcanzar las metas que se anuncian en la dirección de un perfeccionamiento de nuestra inserción internacional. Este error no es gratis y está construyendo un obstáculo a la capacidad crecimiento del país. Es necesario aprender de los errores. Si la convicción compartida respecto de la orientación mencionada en materia de inserción internacional se quiere cristalizar es necesario cambiar el método de trabajo. A este asunto me voy a referir en una segunda nota.


ALGO MÁS QUE PALABRAS

NO QUIERO IR TIRANDO, SINO VIVIENDO
(ACTIVEMOS LAS POLÍTICAS PÚBLICAS HUMANAS)

 

Víctor Corcoba Herrero/ Escritor
corcoba@telefonica.net

 

               
                Está visto que todo ser humano vive en una exploración permanente, cuando menos para poder sentirse libre, despojado de ataduras. De ahí, la necesidad de tener tiempo para nosotros, pues el gozo no está en el éxito a toda costa, ni en la afirmación de uno mismo en perjuicio de los demás, sino más bien en compartir, en donarse y en perdonarse, en ensanchad el corazón y en empequeñecerse como una minúscula semilla que un día, sin arrogancia de poder alguno, podrá ser fértil. A propósito de este plan existencial, en una época de tantas apariencias, me viene a la memoria la Resolución 65/309, de 19 de julio de 2011, en la que Naciones Unidas invitaba a los Estados Miembros a que emprendieran la elaboración de nuevas medidas que reflejaran mejor la importancia de la búsqueda de la felicidad y el bienestar en el desarrollo, con miras a orientar sus políticas públicas humanas. Sin duda, será bueno para toda la especie, el activo de estas poéticas incondicionales por parte de todos los gobiernos del mundo. Al respecto, contamos con una noticia esperanzadora, durante los próximos años, el logro de la Agenda 2030 se sustentará en el cumplimiento de 17 objetivos de Desarrollo Sostenible y 169 Metas. Por primera vez en la historia, dicha Agenda, obliga explícitamente a los países a no dejar a nadie atrás en el curso de su desarrollo.

                Ahora bien, más allá de las buenas intenciones, hace falta que se aplique al crecimiento económico un enfoque más inclusivo, equitativo y equilibrado, pero que se promueva de verdad, y así pueda ser una realidad el desarrollo sostenible, la erradicación de la pobreza, la felicidad y el bienestar de toda la ciudadanía. Por cierto, ya que en este mes hemos proclamado el 20 de marzo como Día Internacional de la Felicidad, deberíamos concienciarnos a la hora de cohabitar. Como decía el beato Piergiorgio Frassati: "Vivir sin una fe, sin un patrimonio que defender, y sin sostener, en una lucha continua, la verdad, no es vivir, sino ir tirando. Jamás debemos ir tirando, sino vivir" (Carta a I. Bonini, 27 de febrero de 1925). Desde luego, una existencia no asistida como se merece, o vivida egoístamente, aparte de volvernos inhumanos, genera un ambiente de insatisfacción y de trastornos mentales de difícil curación. Las cifras ahí están: se calcula que aproximadamente el 20% de los niños y adolescentes del mundo tienen problemas mentales. Algo falla. Todo corazón desea la alegría, no en vano es el ingrediente principal en el componente de la salud de un individuo. Por ello, refrendo lo que en su tiempo decía el inolvidable escritor y periodista Ramón Pérez de Ayala (1881-1962): "Gran ciencia es ser feliz, engendrar la alegría, porque sin ella, toda existencia es baldía". Cuánta razón hay en ello, tanta que personalmente uno intenta siempre simpatizar con ella y tomarla como brújula de la vida.

                Coincidirán conmigo que es público y notorio el afán destructor de las contiendas. Las guerras y las catástrofes tienen efectos importantes en la salud mental y en el bienestar psicosocial. También las diversas adicciones y el consumo de sustancias ocasionan complejos problemas sociales. De igual modo, cada año se suicidan más de 800 000 personas, siendo la segunda causa de muerte en el grupo de 15 a 29 años de edad. Hay indicios de que, por cada adulto que se lapida, hay más de 20 que lo intentan. El 75% de las inmolaciones tienen lugar en países de ingresos bajos y medios. Los trastornos mentales y el consumo nocivo de alcohol contribuyen a muchos suicidios. La identificación precoz y el tratamiento eficaz son fundamentales para garantizar que estas personas reciben la atención que necesitan. Indudablemente, estas realidades nos piden un cambio de mentalidad, que desde luego han de ser avaladas con más dotación en las políticas sociales. Al fin y al cabo, todos hemos de hallar un camino de sencillez en la vida. No hace falta grandes fortunas. La felicidad no se compra, ni tampoco se vende, se encuentra en la entrega generosa, también en la lucha de uno mismo, ya no por vivir, sino por acertar a vivir como familia, donde no haya vencedores ni vencidos. Me da la sensación que la prueba más clara del gozo en el alma, pasa por una alegría en los labios y una mirada que acaricie. Solamente hay que ver la cara de felicidad de un niño, que desde su inocencia lo ríe todo y todo lo arrulla. 

                Al igual que el chaval, al que le ensimisma todo buscando sus tripas, hemos de ir al fondo que es desde donde emana la fortaleza. Y como quiera que son las relaciones con las personas lo que da sentido a la vida, tenemos que ser compasivos. La compasión, que es en muchas situaciones la astral antecesora de la equidad, nos ayuda a humanizarnos, a sentirnos bien por dentro y mejor por fuera. En consecuencia, será saludable hacer recuento de lo vivido, de lo que uno ha hecho sin prisas y con toda la pausa del mundo. A veces tenemos tanta urgencia para todo, sobre todo por acumular riqueza, que olvidamos lo único verdaderamente importante; que es desvivirse por los demás, vivir y dejar vivir, ocuparse del otro y preocuparse por el otro; sin obviar la acción contra el cambio climático para un planeta feliz, ya que la investigación sobre el bienestar, (o mejor sobre el bien ser), se puede encontrar en una amplia gama de campos, incluyendo igualmente la economía, los negocios, la psicología, la sociología, la ciencia política y la educación. En cualquier caso, hasta que aquellos que ocupan puestos de liderazgo no acepten cuestionarse con valentía su modo de gestionar el dominio y de procurar la dicha de sus ciudadanos, va a ser complicado que se pueda avanzar verdaderamente hacia ese clima de placidez que todos deseamos.
 
                Hoy más que nunca hemos de ver el modo de convivir, en una vida que ha de mejorarse no solo en cuestiones económicas, también con la sensación psicológica de bien vivida, cuestión que no es fácil,  ante un clima de inseguridad e incertidumbre, que tiene un efecto sombrío en el bienestar de las gentes. Hacen falta intervenciones que garanticen empleos dignos y de calidad, sociedades fuertes en valores, con niveles elevados de confianza y respeto, con apoyo a la vida familiar y el incentivo de una educación de calidad para todos. Es  hora de que los gobiernos de todo el mundo desarrollen de verdad, lo que siempre se dice, el acceso a la alimentación y a los servicios esenciales, los derechos humanos y a una protección social básica. Desde luego, no es de justicia esta desbordante crecida de desigualdades planetarias.

                Ya, en su tiempo, la Unión Europea puso de relieve que las cuatro dimensiones de las deliberaciones sobre la felicidad determinadas por Bhután, a saber, la felicidad y el bienestar, la sostenibilidad ecológica, la distribución justa y el uso eficiente de los recursos, constituían la esencia de los objetivos de la Unión Europea, además de la promoción de los derechos humanos básicos, considerados un componente crucial del bienestar. Asimismo, la Entidad de las Naciones Unidas para la Igualdad de Género y el Empoderamiento de las Mujeres (ONU-Mujeres) se centró en la elaboración de medidas de la felicidad que tengan en cuenta el género. En suma, que el acontecimiento del Día Internacional de la Felicidad nos haga reflexionar, para proclamar la primacía de los armónico, el bienestar y el gozo de la alegría, máxime cuando se producen tantas injusticias, desplazamientos masivos, miseria absoluta y otras causas de padecimientos provocados por el ser humano contra sí y el linaje.

 

Víctor Corcoba Herrero/ Escritor
corcoba@telefonica.net
12 de marzo de 2017

 

 

 


 

Supermercado Makro Chuí

:: ARCHIVO ::
Click aquí para ir al mes anterior
Abril /2017
D
L
M
M
J
V
S
-
-
-
-
-
-
1
2
7
8
9
13
14
15
16
20 21
22
23/30
27 28
29
-click en la flecha izq. para ir al mes anterior-




 
 

 

 

 

 

   

Copyright © EL ESTE 2010
Todos los derechos reservados

Zorrilla Nº 70, Rocha-Uruguay Tel/Fax: (00598)-44722099