cabezal
BOTONERA
Imprimirimprimir enviar enviar correo

Casa Repesca

Municipio de Castillos

:: Sección
Información
Noticias
Opinión
Editorial
Deporte
Portada | Todos los títulos
Portada Papel
Separatas en PDF

Frigorífico Copayan | Rocha, Uruguay

:: Servicios
Contacto
Titulares por e-mail
Staff
Nuestra Historia
ARDA Asociación Rochense de Artesanos. Artesanías en diversos rubros

 

 

Rocha, Martes 12 de setiembre de 2017

PRESENTACIÓN DEL POEMARIO “CREPUSCULAR”

La Dirección del Centro Cultural “María Élida Marquizo” invita a la presentación del poemario: “CREPUSCULAR” de Graciela Cardoso (poeta – docente de literatura), este martes 12 de setiembre a las 19:30 horas. Presentación a cargo de la poetisa, Prof. Mariella Huelmo. Artistas invitados: Mario Paz (músico) y Adriana Castro (cantante lírica del  SODRE), interpretando poemas de la autora.


“IMÁGENES DEL SIGLO”
UN VIAJE EN DILIGENCIA

Por Julio Dornel
Hace algunos años el Dr. Anselmo Amaral, integrante de la Academia Riograndense de Letras,  jubilado como Procurador General del Legislativo de Porto Alegre, escritor y poeta con más de 15 títulos publicados, realizó un extenso juicio sobre la  publicación local “IMÁGENES  DEL  SIGLO”.
Vinculado a esta frontera desde temprana edad por razones familiares, el Dr. Amaral señala haber disfrutado de un “bello conjunto de situaciones nunca olvidados. Era todavía un niño cuando comencé a cruzar la frontera del Chuí, acompañando a  mi madre ya viuda, con el propósito de visitar parientes, todos ellos “hacendados” en  el paraje Sarandi muy próximo a la ciudad de Castillos. Eran tantos los Amarales en ese lugar, que el mismo se denominaba vulgarmente como “Sarandi de los Amarales”( Octacilio, Otilio, Arístides y mi propio padre Aparicio Bernabé. Con mi madre siempre nos dirigíamos a la estancia de Manuel Brun en India Muerta. Conducía la diligencia don Fausto Plada, un “castellano” muy bueno de mediana edad que nos dejaba en Castillos en el hotel de Saravia, por casualidad casado con una Amaral, donde esperábamos el coche de Manuel Brun que nos llevaría a su estancia. Apenas nos sentábamos en la diligencia comenzaban los comentarios desfavorables sobre el pasaje de la “Angostura”  próximo a la Fortaleza de Santa Teresa, que se trataba  por aquella época de un lugar de difícil pasaje por la existencia de arenas movedizas. Siempre admiré en el Uruguay el sentimiento cívico y espontáneo de la peonada campera.
No había un solo paisano que no tuviera un pañuelo celeste para una festividad patria. También me agradaba escuchar a Pedro Miraballe mi vecino de la Barra del Chuí cuándo hablando de la historia oriental me decía: “Mira doctor, siempre que cruzo por el busto  de Chuiquito Saravia me saco el sombrero de la cabeza. Por todas estas cosas, cuánta gente despertó mis recuerdos al transitar por las páginas de “IMÁGENES DEL SIGLO”. Irineo Alves, cuñado del inolvidable “Cardeal”, Manzanares la personificación de la simpatía detrás del mostrador, Carlos Calabuig, Mauro Silva y muchos otros.
La querida amiga Elvira Rotta, hermana de “Pixinga”. Las bellezas del Chuy, las hermanas Vidal, una de las cuales protagonizó un romance que la historia chuiense todavía debe recordar. Razón tenía el poeta oriental al afirmar:
“Al ruiseñor con todos los gorjeos
 que su garganta hermosa encierra
 yo prefiero las calandrias  uruguayas
 bordando los cantares de mi tierra..."
Leopoldo Vógler, como olvidarlo si fue en su comercio, antigua calle 13 de mayo, hoy barón de Río Branco, en mi ciudad natal que conocí y  escuché por primera vez  un aparato de radio. Venía de campaña y vi mucha gente al frente de su comercio y relojería. Me acerqué comprobando que estaban trasmitiendo un partido de fútbol correspondiente al Mundial de 1930. Jugaba Brasil no recuerdo con que adversario, pero todos se reían mucho cuando el locutor uruguayo decía: “Toma leche de cabeza, haciendo referencia al centro fútbol brasilero Carvalho Leite. Hablando de fútbol nunca olvidaré los “petardos” de Mario de San Vicente, jugando en Río Branco el Club de mi corazón. San Vicente, un “crack” inolvidable y telegrafista del Chuy. Tampoco es extraña a mis recuerdos la carretilla de Germán  que en su imaginación paranoica  le parecía un “coche” de última generación. Creo que el vapor de la página 67 era mismo el LAGUNA MERÍN que hacía el trayecto  Santa Vitoria - Cebollatí atravesando la Laguna. En dicho barco cruce  un día la Laguna, donde los nietos de mi bisabuelo Firmiano Mendoza  me esperaban para trasladarme con mis padres hasta la ciudad de Treinta y Tres  en dos autos Ford Modelo T.” Hemos ofrecido parte del artículo periodístico donde el Dr. Anselmo Amaral  se refiere a la publicación “IMÁGENES DEL SIGLO” señalando finalmente que “el presente es la realización del pasado en razón del cuál confiamos en el futuro. Por esta razón seremos siempre ambulantes, viviendo de fantasía y realidad por el camino...Encierro estos recuerdos que me refrescan la memoria con una copla campera de la grande y querida poetisa oriental Blanca Berder Carpena:
“REBENQUE, ESPUELA, CABRESTO,
  RODEOS, VIENTOS, VICTORIA,
  SON LAZOS  DEL SENTIMIENTO
 PÁ  ENCORRALAR NUESTRA HISTORIA.”   
 


RECIBIMOS Y PUBLICAMOS
PRECISAMOS INVERSIONES EXTRANJERAS, ¿PARA QUE?

Julio De la Llana
Para jodernos. Para que nos jodan. Tanto nos cuesta ver, que de ellas, ningún provecho tenemos. Dígame alguna, que nos trajera trabajo y “progreso”, que no fuera provisorio.
Por ejemplo: las pasteras. Uno o dos años, mientras se edifica la procesadora de troncos. Después, son mayores los perjuicios, y pérdidas de empleo, que las ventajas que trae al pueblo uruguayo. Ni hablar, de la contaminación generada. Claro, gran responsabilidad no haber exigencias ambientales.
Claro, además no es posible. ¿Por qué? dirá usted y nosotros le respondemos, en políticas entreguistas compitiendo con otros, es casi imposible ponerse exigentes. No lo había observado desde ahí.
¿Inversión?  Ninguna. ¿Cómo ninguna? No.
Esto precisa una explicación, dirá usted. De lo contrario, es una afirmación, sin fundamentación.
Los dueños de las pasteras, (“inversores”) han “exigido”, que Uruguay solicite un crédito y que el Estado uruguayo, sea garante del mismo.
Es decir todos nosotros. Y usted, no sabía nada. “Cosas que pasan” decía Larralde.
¿Se da cuenta? No invirtieron nada. Somos nosotros los inversores y son otros los beneficiarios.
Todo esto tiene que ver, con lo que se denomina dependencia de los países y creación de endeudamiento. La deuda externa.
¿Porqué ocurren estas cosas? No me diga que no tuvo la tentación, de preguntarse esto.
Las inversiones extranjeras que tenemos solo sirven a pocos intereses. Son poquísimos, quiénes se benefician. Sectores oligárquicos del País. Los grandes propietarios de tierras. Y el capital transnacional.
Estos, a partir de mil hectáreas, de 5 mil, de 10 mil o 100 mil hectáreas les sirve, plantar eucaliptus transgénico. Algunos, a partir de menor territorio.
Se usa defoliante, herbicidas, durante uno o dos años. Después, el árbol crece solo. Ni siquiera se hacen los “cortafuego”, ni se los exigen. Buen abrigo para jabalíes, entre otros detalles.
Al cabo, de 8 o 10 años, se corta. Se acabaron, las cuadrillas de cortadores. Hoy, la máquina y el grapo, hacen el trabajo. Cero empleo.
A esos grandes propietarios les sirve plantar troncos. Poco trabajo y gastos. “Ingresos seguros”, por ahora.
Mientras las toneladas de troncos valen vintenes; un camión con zorra, fluctúa de 30 a 40 mil pesos.
La tonelada de pasta de celulosa vale centenares de cientos de dólares, e inclusive supera los mil dólares.
Un país al servicio del “inversor” extranjero.
¿Qué nos deja? Nada. Nos roban agua. Destruyen  nuestro suelo. Y nos contaminan, inclusive nuestras aguas. Nuestra agua, la que precisamos para el consumo.
Hasta esto hemos llegado. En estas políticas, acuerdan todos; menos, la unidad popular.
Por eso nosotros decimos que defender la “inversión” extranjera es parte del “desvarío”, a que nos lleva una constante propaganda pertinaz, que introduce en nuestras “cabecitas”, necesidades y propuestas, como ineludibles y como que “no hay otra”. Y terminamos, creyendo y aceptando, como bueno algo que solo sirve a otros, muy pocos y que, por ahora la conformación ideológica, organizativa de nuestro pueblo no cuenta (mayoritariamente), con propuestas alternativas.
Este ejemplo, las jodas de las pasteras, solo dejaría en unos pocos camioneros, trabajo mal remunerado. Pero, siendo “grande la desgracia”, sirve.
Por eso lo dicho. Negocio de pocos. Estancieros y “capital” extranjero.
Mientras, mienten y dan cifras de Uruguay exportando pasta de celulosa. Uruguay, exporta troncos a una zona franca (territorio extranjero), que nada paga en impuestos.
Con todas estas “inversiones”, agréguele soja transgénica, tenemos una cuarta parte menos de propietarios de la tierra. La inmensa mayoría, propietarios de menos de 200 hectáreas, que abandonaron el campo.
Tenemos, 40 mil empleos menos, en el medio rural. Estas políticas, vienen desde década del 60. Agravadas, desde la dictadura gran empresarial. De adentro  y de afuera.
Mientras, entre tantas cosas, creció la industria láctea, y la producción de leche. Y usted dirá y tiene razón, y todo ese crecimiento se da con 40 mil empleos menos. Menos para repartir, algunos se llevan más. ¿O no? Les debo entre tantas, un pequeño análisis de “la crisis lechera”.
¿Precisamos “inversión “extranjera?  NO.  ¿Qué precisamos?  En una próxima nota les decimos algo, un poco. Parte del programa de la unidad popular.

 

 

 

 

Supermercado Makro Chuí

:: ARCHIVO ::
Click aquí para ir al mes anterior
Setiembre /2017
D
L
M
M
J
V
S
-
-
-
-
-
1
2
3
9
10
14 15
16
17
21 22
23
24
25
26 27 28 29 30
-click en la flecha izq. para ir al mes anterior-


BELEN



Acuarella Hotel - Punta del Diablo



Cambio Rocha

 

 
 

 

 

 

 

   

Copyright © EL ESTE 2010
Todos los derechos reservados

Zorrilla Nº 70, Rocha-Uruguay Tel/Fax: (00598)-44722099