cabezal
BOTONERA
Imprimirimprimir enviar enviar correo

Casa Repesca

Municipio de Castillos

:: Sección
Información
Noticias
Opinión
Editorial
Deporte
Portada | Todos los títulos
Portada Papel
Separatas en PDF

Frigorífico Copayan | Rocha, Uruguay

Ingresa a la Web del Diputado por Rocha José Carlos Cardoso


:: Servicios
Contacto
Titulares por e-mail
Staff
Nuestra Historia
ARDA Asociación Rochense de Artesanos. Artesanías en diversos rubros

 

 

Rocha, Lunes 10 de abril de 2017

INJUSTICIA DE LA JUSTICIA

En La Coronilla, desde hace 15 años, tenemos una sala velatoria que construimos con la colaboración de todos los vecinos y el Patrocinio de la Junta Local.  Se hizo a la vista de todos y con el consentimiento de todos. Lo hicimos en un terreno que perteneció a una Sociedad Anónima (S.A) y sus titulares, en vida, tuvieron siempre la intención de donar el mismo para instalar servicios públicos. De hecho, allí en ese Padrón Nro. 27 funcionó por más de tres décadas una policlínica de Salud Pública.
Los Vecinos, las Empresas Fúnebres de entonces y la Junta Local hicimos diferentes aportes y logramos aquel objetivo.
Esta SALA desde el año 2001 es administrada, mantenida y ocupada por la Junta Local. Y la Junta Local tiene la posesión de ese terreno desde esa época. Habiendo construido una finca a vista y paciencia de todo el pueblo.
Hoy día la Justicia dejó un Cedulón de DESALOJO inmediato.
Alguien apareció con una SENTENCIA DEFINITIVA de un juicio de PRESCRIPCIÓN TREINTENARIA por el cual la Justicia admite que ha poseído en forma exclusiva el padrón mencionado durante, al menos, treinta años.
UNA FALSEDAD GIGANTE.
Al parecer la venda que cubre los ojos de la JUSTICIA le impidió ver la realidad.
Testimoniar en falso es un delito. Confabular a varios testigos para faltar a la verdad ante la Justicia también es un delito (asociación para delinquir). Abogados ineptos y faltos de motivación por parte de la Intendencia son el complemento ideal para una INJUSTICIA de este tamaño.
Poco se hizo desde septiembre del 2015, cuando el propio Intendente recibió el aviso de aquel juicio en el cual, mediante falsedades, se pretendía la apropiación de ese lugar comunal. HOY PARECE UN HECHO…
¿Marcharé preso por denunciar públicamente este disparate jurídico que acepta la mentira como moneda fuerte…?
TODA LA CORONILLA sabe que alguien fue a la Justicia a mentir. ¿Se coordinó previamente la acción de ir a mentir delante de un Juez? Eso es más grave aún.
Durante años hemos concurrido a aquella policlínica a recibir atención médica, todos hemos velado a un vecino, un pariente, algún amigo desde el año 2001 hasta hoy en esa sala.
Alguien. apoyado en falsedades que la justicia toma como verdades, se adueñó de un espacio que ha brindado un servicio a la comunidad toda.
Desde la Intendencia ¿quién defendió los  intereses de esta comunidad? No hay que ser muy listo para poder afirmar que era su deber actuar de esa manera. Para eso fue elegido como tal el Señor Intendente. Y para eso se paga su sueldo a sus funcionarios.
Llama más la atención la existencia de una norma en el Código General del Proceso que impone al Juez de la prescripción el deber INEXCUSABLE de inspeccionar personalmente el predio que se intenta adquirir por prescripción. El juez del caso tiene que concurrir personalmente al lugar – no puede delegar esa tarea – y tiene que dejar constancia de lo que ve.
            Yo me pregunto: ¿el Juez actuante – que ignoro quien haya sido – NO VIO LA SALA VELATORIA MUNICIPAL? No es tan pequeña..
            ¿No vio que la posesión NO ERA EXCLUSIVA SINO COMPARTIDA? ¿O ES QUE NO SABE QUE UNA POSESIÓN COMPARTIDA NO ES APTA PARA ADQUIRIR POR PRESCRIPCIÓN?
¿Debemos resignarnos. Es válida esta sentencia apoyada en falacias? ¿ Y LA VERDAD…?
Esperemos que el Sr. Intendente traiga respuestas claras, si lo estima pertinente. Y como no tomó en cuenta las reiteradas advertencias que le formulamos, hoy públicamente, por medio de la prensa departamental, le informamos que puede dar orden a sus abogados que pongan fin a este atropello y permitan que se haga Justicia. Le basta con impugnar ese proceso y esa sentencia como cosa juzgada fraudulenta. Y, además, hacer la denuncia penal correspondiente por los delitos en que se haya incurrido.
            No estaría mal, tampoco, que sacudiera un poco el polvo por los escritorios de sus oficinas jurídicas. Y también por su escritorio personal.
            Finalmente, me pregunto: ¿estamos tan anestesiados como para tolerar este despojo a toda la comunidad de La Coronilla? ¿y para tolerar este error garrafal del Juzgado de Paz Departamental de Chuy? Que no logró ver un edificio como la sala velatoria municipal. Que no es el Empire State, pero tampoco es tan chica. ¿Y tenemos que seguir pagando un sueldo mensual a abogados de la IMR que no defienden bien los intereses de la gente del departamento?
            ¿Adónde estamos llegando?

Capitán Luis A. Perdomo


ALGO MÁS QUE PALABRAS

DE NINGÚN MODO ES TARDE PARA REHUMANIZARSE


Víctor Corcoba Herrero/ Escritor
corcoba@telefonica.net

El mundo se mueve en una encrucijada de caminos en los que únicamente la senda de la integración entre culturas puede ayudarnos a un futuro armónico verdaderamente esperanzador. La humanidad hoy corre serios peligros de extinción. O conciliamos nuevos abecedarios que nos reconcilien para vivir unidos, o esta deshumanización que soportamos nos lleva al caos más tétrico. Cada persona tiene tras de sí una contribución que hacer a la sociedad y hay que dejarlo que se pueda realizar humanamente como individuo. Nadie puede ser excluido, todos tenemos algo que aportar, pues la vida es como un poema en el que todos los versos son requeridos para embellecer el planeta. En consecuencia, las diversas culturas han de aprender a compartir el intercambio de experiencias y buenas prácticas, cuando menos para prevenir  los flujos de mercancías ilícitas, así como mejorar la localización de personas que son auténticos lobos para sí mismos y los demás.

Nuestra historia como especie pensante está crecida de trágicos capítulos de venganza y odio,  de los que hemos de tomar buena nota para que no vuelvan a suceder. Hoy más que nunca, tenemos que dignificarnos, permanecer en guardia ante posibles locuras humanas, hacernos valer como ciudadanos, pensar en nosotros como familia para poder sentirnos linaje, desde la tolerancia y el respeto por los derechos humanos de todas las personas. Lo que no es de recibo es quedarse indiferente ante esa multitud de acciones asesinas. En 2012 ya surgieron los primeros informes del uso de armas químicas en Siria. A partir de entonces, los alcances han sido frecuentes. La comunidad internacional no puede mirar para otro lado. Tampoco podemos quedarnos en la mera prohibición, hay que hacer justicia, más pronto que tarde, a los que infringen la normativa internacional, porque representan una barbarie que no podemos tolerar. Es hora de unirse, por tanto, de activar todos los diálogos, pero también de construir un mundo más seguro y responsable. Si en verdad queremos un orden más poético, basado en la unidad de todas las culturas, hay que promover otra escala de valores, más humanista, que genere un clima de confianza y de convivencia sincera.

Por desgracia, somos una generación que hemos perdido el sentido humano de las cosas. Todo lo dilapidamos en caprichos, en lugar de activar un desarrollo más de la vida que de la muerte, de los valores y no del valer (como poder que aplasta), de la salud y la lucha contra la pobreza extrema. Estoy convencido de que tenemos que despertar a un corazón más justo y generoso. Quizás sea necesario repensar muchas cosas para poner fin a las hostilidades, adoptando otras medidas más solidarias, sobre todo para garantizar el acceso sin obstáculos a la asistencia humanitaria, que tantos ciudadanos nos imploran cada día. A veces pienso que es hora de limpiar la tierra de cizaña, pero no de manera altanera, sino con la compasión y la sencillez de tantos sufrientes, con la moderación y el intelecto preciso, con el sentido de tender la mano y la búsqueda del abrazo. Sea como fuere, no podemos seguir destruyéndonos, sino reencontrándonos. Nunca me cansaré de repetirlo. Prevalezca la razón y no las armas.

Naturalmente que cuesta creer el activo de una nueva carrera de armamentos en una era del conocimiento como la actual. En ocasiones creo que somos estúpidos e incoherentes en nuestras actuaciones. Son tantos los asuntos que nos debieran hacer meditar, que tal vez por falta de tiempo, no hayamos aprendido a discernir lo primordial de lo superfluo. Mejorar la vida de las personas en todo el mundo, como el auxilio en caso de desastres, la educación y la sanidad, ha de ser algo tan urgente como ecuánime. Después, avivar otros cultos, o si quieren otros lenguajes, más comprensivos con todos. Olvidamos que la paz no se impone, se trabaja abrazando la verdad, defendiendo toda existencia,  perseverando con lo equitativo, sustentando la benevolencia en definitiva. Es cuestión de ponerse todos en servicio, a donarse y a perdonarse, a vivir y a revivirse, pero con el amor más desinteresado. Nunca es tarde para este buen propósito. Reiteremos el poema al uníxono: menos armas y más alma.

Víctor Corcoba Herrero/ Escritor
corcoba@telefonica.net
5 de abril de 2017.-

 



 


 

Supermercado Makro Chuí

:: ARCHIVO ::
Click aquí para ir al mes anterior
Abril /2017
D
L
M
M
J
V
S
-
-
-
-
-
-
1
2
7
8
9
13
14
15
16
20 21
22
23/30
27 28
29
-click en la flecha izq. para ir al mes anterior-




 
 

 

 

 

 

   

Copyright © EL ESTE 2010
Todos los derechos reservados

Zorrilla Nº 70, Rocha-Uruguay Tel/Fax: (00598)-44722099